Noticias

Caballeros luchando en torneo de justas a caballo. Fotos: Ángel / Héctor Pérez.

El torneo de justas a caballo puso el broche final a las Jornadas de la Coronación

Un multitudinario público turiasonense pudo viajar en el tiempo y asistir en directo a esta actividad.

Dentro de todas las actividades que se celebraron este fin de semana en las VII Jornadas de la Coronación del Emperador, el torneo de justas a caballo fue una de las más populares.

La puesta en escena hizo viajar al público a la época representada, en la que ninguna victoria estaba pactada. "No es ficticio, no hay nada pactado en la fase de justas, todos los caballeros vamos a competir de verdad contra el resto", aseguraba el jinete Carlos Orteu.

Esta actividad requería cierta preparación física tanto del caballo como del jinete. La doma de los caballos es diferente a otras modalidades de hípica porque los animales deben estar acostumbrados al ruido y al público, algo similar al entrenamiento que reciben los caballos de la Policía Nacional.

Así, un multitudinario público turiasonense disfrutó de estas justas a caballo, viajó en el tiempo y sobre todo fue partícipe de la actividad, perdonando la vida a algún caballero que en otra época no hubiera tenido tanta suerte.